La inmigración croata en Tarapacá

La inmigración croata hacia Chile se inició a mediados del siglo XIX. La motivación que llevó a muchos inmigrantes a asentarse en el norte del país  fue el auge que se vivía en las regiones salitreras de Tarapacá y Antofagasta. Es difícil determinar con precisión las fechas de las primeras migraciones croatas hacia el norte de Chile. Lo que si se puede afirmar con toda certeza es que los primeros inmigrantes que arribaron al norte se establecieron en la región de Tarapacá. Muchos de ellos trabajaron primero en las oficinas salitreras del desierto, y una vez que prosperaron, se trasladaron hacia la naciente ciudad de Iquique. Existen antecedentes que indican que los primeros inmigrantes croatas llegaron a Tarapacá entre los años 1830 y 1840, reconocidos como súbditos austriacos. Esto comprobaría la existencia de inmigrantes croatas asentados en Chile desde antes de la guerra del Pacífico. Esta inmigración inicial se caracterizó por ser individual, constituida en general por jóvenes marinos que desertaban o eran desembarcados de barcos austriacos en sus viajes hacia los países del norte y California, producto de la quimera del oro. La gran mayoría de estos primeros inmigrantes navegaban por la ruta obligada a través del Estrecho de Magallanes o por el Cabo de Hornos, cuando las ciudades de Antofagasta y Punta Arenas todavía no existían.

Según algunos documentos, el primer croata que trabajó en la Industria Salitrera y del que se conoce nombre fue Pavao (Pablo) Cicarelli del pueblo de Pučišća en la isla de Brač, quien arribó a Iquique en 1855. Trabajó en comercio y posteriormente en la industria del salitre; junto a José Devescovi llegó a ser co-dueño de la Oficina Mercedes. Regresó a su patria en 1870. Una vez que las noticias del salitre se difundieron en Europa, fueron varios de sus compatriotas isleños los que siguieron sus pasos y emigraron a la zona. Se dedicaron especialmente al comercio y al trabajo en las salitreras, como empleados, obreros, jefes de pulperías, pulperos, gerentes, administradores y varios de ellos fueron incluso dueños de Oficinas salitreras. Se han obtenido los nombres de algunos de estos primeros croatas y de los negocios a los cuales se dedicaban. Entre los más antiguos se encuentran los Almacenes importadores de Abarrotes y Bodega de Productos Agrícolas de Malinarich Hnos, desde 1876; Almacenes Importadores de Ferretería, Mercadería y Artículos Sanitarios, de Juan Vodnizza desde 1878 , y otro Almacén Importador de Esteban Šantić en 1880.

Marko Cicarelli al arribar a Iquique en 1873, recordaba que al llegar a este puerto encontró a varios compatriotas suyos, entre ellos a Franjo y Paško Malinarić de Kraljevica; a los hermanos Nikola, Josip, Frane, Jure y Vicko Kraljević de Pučišća (isla de Brač), a los hermanos Frederik y Gjuro Glavić de la isla de Šipan y varios otros de los que no recordaba sus nombres.

Los primeros inmigrantes que llegaron a Iquique entraron como súbditos austriacos, ya que arribaron mayormente entre 1890 y 1914 con pasaportes del Imperio Austro-Húngaro, al cual pertenecía el territorio de Croacia sin distinguir, obviamente, que su nacionalidad histórica era la croata y solamente la ciudadanía era la austro-húngara. El Imperio les imponía a los inmigrantes ciertas reglas, entre ellas que todas las instituciones, clubes, compañías de bomberos en las que participaban sus ciudadanos debían llevar el nombre Austro-Húngaro, además de izar en ellas la bandera austriaca.

En el censo realizado en 1875 en la Provincia de Tarapacá, entre las nacionalidades se cuenta con 97 austriacos, de ellos 96 hombres y 1 mujer. Podría considerarse que la mayoría de ellos eran croatas, ya que por investigaciones realizadas hasta ahora, no se ha encontrado una cantidad apreciable de austriacos propiamente tales, entiéndase de etnia germana. Así en 1894, en el listado de socios de la Sociedad Austro-Húngara de Socorros Mutuos de Iquique, de 203 socios, no más de 5 de ellos eran propiamente austriacos, todo el resto eran croatas. Desde 1912 a 1914 se designa a Juan Vodnizza Cónsul Interino de Austria-Hungría, ya que posiblemente no había austriacos que pudieran cumplir ese cargo.

La mayor ola de inmigración ocurrió entre los años 1890 y 1920, y considerados como austro-húngaros. Al finalizar la primera guerra mundial, la inmigración continuó, aunque en menor número, hasta la crisis mundial y el cierre de las salitreras. Este hecho ocurrió durante la década de 1930.

Como en otras localidades en las cuales vivían croatas, estos mantenían estrechas relaciones con la patria y enviaban ayudas de dinero en ocasiones especiales. Es así como los croatas de Iquique mantenían sus relaciones con la patria a través de sus instituciones, como la Bomba Dalmacia N° 5,  el Club Croata y las diversas organizaciones societarias existentes desde fines del siglo XIX hasta nuestros días.

Vista general de la Planta de la Oficina Salitrera Hervatska , 1931

Vista general de la Planta de la Oficina Salitrera Hrvatska , 1931

Oficinas Salitreras con nombres Croatas

Algunos croatas pudieron prosperar y se convirtieron en grandes magnates de la industria salitrera. Así, bautizaron a sus oficinas salitreras con nombres croatas. En la siguiente lista se presenta un catastro con los nombres de las oficinas y el nombre de sus propietarios:

ADRIÁTICO: de Juan Goić Čurlica y los Hermanos Marinković.

BRAČ:  de  Sargo y Sabioncello   (posteriormente denominada “Victoria”).

DALMACIA: de los hermanos  Pavao y Lujo Mitrović.

FRANKA: de Sargo y Sabioncello.

HRVATSKA:  de  Moro, Stjepović y Cia. – posteriormente de Moro, Lukinović y Cia.

NAPRIED: de Sargo y Cia. -Moro, Stjepović y Cia. (posteriormente conocida como “Abra”).

SLAVIA: de Baburizza, Cicarelli y Cia.

SLAVONIA: de los hermanos Pavao y Lujo Mitrović.

SLOGA:  de Sargo y Cia.- Moro, Stjepović y Cia.- Moro, Lukinović y Cia.

VIS: de la sociedad entre los hermanos Pavao y Lujo Mitrović, y Pablo Marinković.

Empresarios de la industria del Salitre en Tarapacá 

Pablo Cicarelli, nacido en Pučišća, isla de Brač. Llegó a Iquique en 1855. Fue co-dueño de la Oficina Constancia junto a José Devescovi.

Hermanos José y Juan Devescovi, nacidos en Rovinj, Istria. Co-dueños de la Oficina Constancia junto a Pablo Cicarelli.

Hermanos Kraljević, Josip, Juraj, Nikola, Frane y Vicko. Nacieron en Pučišća, isla de Brač. Llegaron a Iquique en 1873 y se dedicaron rápidamente a la explotación del salitre. Dueños de la Oficina Mercedes en 1879. En 1884 son dueños de la Oficina San Sebastian en sociedad con Lazar Cvjetković de la isla de Šipan.

Hermanos  Malinarić Stipković, Franjo y Paško, nacieron en Rijeka, Litoral Croata. Llegaron a Iquique en 1873. Dueños de la Oficina Carmen de Morales, y en sociedad con Pablo Marinković de Komiža, isla de Vis, son dueños de la Oficina San Donato en 1884.

Hermanos Mitrović Puljizević, Pavao y Lujo. Nacieron en Slano, distrito de Dubrovnik. Dueños de las Oficinas Dalmacia y Slavonia. En sociedad con Pablo Marinković de Komiža (Vis), son dueños de la Oficina Vis.

Marko Cicarelli Taraš, nació en Pučišća, isla de Brač, en 1857. Llegó a Iquique en 1873. En 1910 se asoció con Paško Baburizza y Frane Petrinović, formando la razón social “Baburizza, Cicarelli y Cia.” dedicada a la comercialización de vacunos que transportaban directamente desde el sur de Chile. Fueron dueños de la oficina salitrera Slavia. En 1915, Marko Cicarelli asume el cargo de administrar las salitreras Unión y Porvenir de Baburizza. Desempeñó el cargo de Cónsul Honorario de Yugoslavia en Iquique en el período 1928-1931. Posteriormente se trasladó a Antofagasta. Tras las crisis del salitre, se dirigió a  Santiago, donde falleció en 1938.

Lujo Moro Dominis, nació en Pučišća (Brač) en 1867. Llegó a Iquique en 1884. Trabajó primeramente en el Hotel Kuljiš por un sueldo insignificante.  Después de varios años de arduo trabajo se convirtió en empresario comercial, dedicándose a la importación de maquinarias y equipos para la industria salitrera. En 1902 forma parte de la Sociedad Comercial “Sargo y Cia”. Dueños de la oficina Sloga y en 1903 de la oficina Napried; a fines de ese mismo año se disuelve la sociedad con el retiro de Sargo; se constituye una nueva con el nombre “Moro, Stjepović y Cia”. Construyen la Oficina Hrvatska (Croacia) ese mismo año. A fines de 1904 se retira de la sociedad Ivan Stjepović y se forma una nueva con el nombre de “Moro, Lukinović y Cia”. En 1906 erigen la oficina Gloria. En 1908 venden Napried la que luego se denominará Abra. La sociedad se disuelve en 1912 y Moro queda como único dueño. Hasta 1920 fue propietario de la oficina La Perla. Falleció en Valparaíso el 4 de agosto de 1933. Sus restos fueron trasladados a Iquique el día 16 del mismo mes y sepultado en el Mausoleo de la Sociedad Yugoslava.

Ivan Stjepović, nacido en Orašac, distrito de Dubrovnik. Se ignora la fecha de su llegada a Chile. En 1895 trabajaba en Negreiros y en ese año se inscribe como socio de la Sociedad Austro-Húngara de Socorros Mutuos de Iquique. En 1903 es miembro de la Sociedad Comercial “Sargo y Cia”., dueña de Sloga, Napried y Hrvatska. En 1904 se retira de la sociedad. No se conocen sus posteriores actividades

Juraj Stjepović, nacido en Orašac, distrito de Dubrovnik. En compañía de Frederik Glavić de la isla de Šipan, fueron en 1886 dueños de la Oficina Salitrera Unión.

Ivan Bonačić-Sargo (Juan Sargo), nació en Milna (Brač) en 1862. A temprana edad llega a Iquique y comienza a trabajar en comercio. En 1894 laboraba en la oficina salitrera Unión y en ese mismo año se hace socio de la Sociedad Austro-Húngara de Socorros Mutuos de Iquique, inscribiéndose con el número 80. Las ganancias adquiridas en sus trabajos las invirtió en la industria salitrera. En el año 1900 fundó en Iquique su propia compañía salitrera con el nombre de Sociedad Comercial Sargo y Cia. Sus socios eran Lujo Moro, Josip Lukinović e Ivan Stjepović. Compraron terrenos salitrales donde construyeron la oficina Sloga (Concordia), después de invertir en nuevos terrenos erigen en 1903 la oficina Napried (Progreso). En ese mismo año se retira de la compañía formada por él. Juan Sargo fue considerado como el mejor conocedor de terrenos salitrales. En 1912 adquiere los terrenos donde se levantaron las oficinas Brač y Franka, asociado a Jakov Sabioncello Kozulić de Nerežišća (Brač). En vida ayudó a instituciones de su patria y en su testamento dejó la mitad de su fortuna a sus familiares y la otra mitad para ser utilizada en el adelanto de su pueblo natal Milna. Desgraciadamente por malos manejos de los abogados, solo una pequeña parte del dinero llegó a manos de los herederos.Falleció en Iquique el 26 de junio de 1920. En 2001 se inauguró un busto en bronce como homenaje en su pueblo natal.

Jakov Sabioncello Kozulić (Santiago Sabioncello), nació en Nerežišća (Brač). Llegó a Chile en 1889. Asociado a Juan Sargo fue dueño de las oficinas Brač y Franka y al retirarse Sargo de la sociedad queda como único dueño oficial de ellas. La Oficina 10 de Septiembre fue de su exclusiva propiedad. Al fallecer Sargo, Sabioncello quedó con todos los bienes de éste. En 1930 la firma Santiago Sabioncello quebró por efecto de la crisis mundial y se perdieron ambas fortunas. Se mudó a París, donde falleció.

Josip Lukinović Orlandini, nació en Pučišća (Brač) en 1866. Llegó a Iquique en 1884 y se empleó como 2° jefe de pulpería en la oficina San Jorge, ascendiendo hasta jefe de la pulpería. Luego se hizo cargo de la jefatura de los negocios de pulperías que en los minerales de Santa Rosa y Huantajaya tenía establecidos don David Richardson, que después de 2 años pasaron a ser de su propiedad. En 1902 se asoció con Juan Sargo, formando la nueva firma “Sargo y Cia”. que remató los terrenos donde se levantó la oficina Sloga. También formó parte de la firma “Bokenhan y Cia”. propietaria de las oficinas Iquique y Perla. A su regreso de un viaje a Europa, en 1912, vendió la parte que le correspondía en las firmas salitreras y también los derechos mineros en Huantajaya y Collahuasi al industrial Luis Moro y entró a formar parte de la nueva sociedad “Baburizza, Bruna y Cia”. que adquirió en Antofagasta las oficinas Ausonia, Aconcagua y Filomena. Vivió en París desde 1925, donde falleció el 14 de julio de 1939.

Juan Goić Čurlica, nacido en Iquique. Hijo de Juan Goić Goić de Pražnica, isla de Brač, y de Ana Čurlica. Estudió en Europa regresando a Chile para dedicarse a las actividades salitreras. Dueño en 1884 como “Goich, Zayas y Cía” de la Oficina Solferino. Fue dueño de la oficina Adriático en sociedad con los hermanos Marinković de la isla de Vis. Con su hermano Oscar construyeron y luego explotaron la oficina Anita. Posteriormente Juan Goić se trasladó a Viña del Mar, donde asumió la presidencia de la fábrica Sederias.

Remigio Gazzari Šantić, nacido en Šibenik, Dalmacia. La fecha más temprana detectada de su estadía en Chile es la de 1887. Fue dueño de la oficina Tarapacá, bajo la razón social “Gazzari y Cia”. En 1894 se encontraba en Antofagasta, donde aparece como socio fundador de la Sociedad Slava de Socorros Mutuos. En 1907 tenía un camal en Huara en sociedad con Pascual Baburizza.

Pablo Marinković Demaria nació en Komiža, en la isla de Vis. Propietario de la oficina Vis. En 1912 administrador de la oficina San Remigio de “Marinković, Goić y Cia”. Propietario de la oficina San Enrique y de Resurrección.

Pedro Marinković Mardešić nació en 1880 en Komiža, Vis. Hijo de Pablo Marinković. Inició sus actividades en la oficina Vis como administrador. Trabajó luego en las oficinas San Lorenzo, Gloria, María Teresa y San Remigio hasta 1912. En sociedad con su padre y Juan Goić adquirieron la oficina Adriático, posteriormente trabajó en la oficina San Enrique, propiedad de la firma “Marinković Hermanos y Cia”. Falleció en Iquique el 12 de enero de 1927.

Ivan Marinković, nació en Komiža, isla de Vis. En 1885 es dueño de la Oficina San Donato.

Ivan Vodnica (Juan Vodnizza) nació en Zaton, distrito de Dubrovnik. Fue dueño de la oficina salitrera San Francisco. En 1914 es nombrado Cónsul Interino de Austria-Hungría en Iquique.

Paško Baburica Šoletić (Pascual Baburizza), nació en la isla de Koločep en 1875. Llegó a Iquique en 1892. Comenzó trabajando en un empleo muy modesto, pero demostró poseer excepcionales aptitudes y de esta manera tuvo acceso a cargos más importantes. En 1907 junto a Remigio Gazzari eran dueños de un camal (matadero) en el pueblo de Huara y en 1908 comenzó su incursión en la industria del salitre cuando se asocia a Gazzari, dueño de la oficina Tarapacá. Formó una empresa proveedora de ganado, cueros y forraje, a compañías mineras y salitreras de Tarapacá y Antofagasta, la que gracias a su dedicación y esfuerzo se transformó en un próspero negocio el que en 1912 trabajaba bajo el nombre de “Baburizza, Briceño y Cia”., avecindado en Iquique y con oficinas filiales en Antofagasta y Valparaíso. En 1913 se creó en Valparaíso la sociedad “Baburizza, Bruna y Cia”., integrada además de Baburizza, por Augusto Bruna, y José Lukinović. De la compañía salitrera Progreso adquirieron en Antofagasta las oficinas Ausonia, Filomena y Aconcagua. En 1917 cambió la razón social por “Baburizza, Lukinović y Cia”. sus socios fueron: Pasko Baburizza, José Lukinović, Francisco Petrinović y Remigio Gazzari; tuvo como sede Valparaíso y oficinas en Santiago, Coquimbo y Antofagasta. Después de adquirir más oficinas salitreras, la sociedad paso a llamarse Compañía Salitrera Lastenia. En 1923 se fusiona con la Compañía Salitrera Lautaro con lo que pasó a denominarse “The Lautaro Nitrate Co. Ltd”. de la cual Baburizza fue el Presidente del Consejo Local en Valparaíso. En 1930 se retira de sus negocios salitreros ya que, con su visión empresarial, previó la crisis que se produciría en Chile por la fuerte producción de salitre sintético. Asumió como Director de variadas empresas como también accionista de ellas.Falleció en 1941 en su hacienda Santa Rosa de los Andes, sus restos fueron inhumados en Valparaíso.

Obreros croatas en Punta Negra

“Punta Negra”: Gran cantera situada al norte de la ciudad de Iquique, de donde se sacaron inmensos bloques de piedra para los trabajos de construcción del Molo de Iquique. A mediados de 1928 comenzaron los trabajos de extracción por una empresa alemana denominada “Compañía General de Construcciones”. Laboraban allí gran cantidad de trabajadores. En 1930 se encontraba un grupo de eslavos. El capataz era el serbio Milan Gjurković de Orahovica, Boka Kotorska.

Entre los eslavos que se recuerdan, estaban:

Nikola Rubin y Bare Barbarić de Hvar;

Nikola Šestan de Šestanovac, Omiš; Marko Gugić de Korčula;

Stipe Ravlić de Vrgorac; Ivan Čarapina de Metković;

Toma Tulić de Korčula; Luka Koporčić de Šipan;

Jakov Kuzmičić de Hvar; Jakov Darlić de Vis;

Antun Jović de Ražanac;Nikola Popovac de Opuzen;

Marin Pečarević de Vis; Ivan Litović de Povlja,  Brač;

Vojko Mitrović de Slano; Antun Zaninović de Vis;

Ivan Kuzmičić de Hvar; Antun Nakičenović de Kotor, Boka Kotoska;

Špiro Seferović de Hercegovina; Adam Aćimović de Zelenik (Serbia)

Los Croatas y la Pesca Industrial

La costa del norte de Chile, especialmente en la Provincia de Tarapacá, es una de las regiones de condiciones favorables para la pesca. Los indígenas costeros en la época prehispánica conocían casi todas las especies de peces, moluscos y crustáceos que se consumen actualmente, incluso los conservaban secos o ahumados.

Una zona de grandes condiciones naturales para desarrollar la producción pesquera. En el año 1960 fue el principal sector pesquero del país, debido principalmente al auge de la pesca de la anchoveta.

La industria conservera de pescado en Iquique fue especialmente importante en la elaboración del bonito, jurel y atún.  La industrialización de productos congelados, que se inicia en 1953, fue relativamente tardía.

La fabricación de harina de pescado es una manera fácil de aprovechar los recursos del mar, siendo sencillo su sistema de elaboración. Tuvo gran importancia en el desarrollo económico nacional, generando divisas. El consumo de la harina de pescado para la producción de alimentos concentrados para aves y cerdos se intensificó a partir de 1963. La pesca masiva de la anchoveta en Iquique se acrecentó y su aumento llegó a su punto álgido hacia 1963.

El número de embarcaciones pesqueras y de fábricas fue en constante aumento hasta 1966. En los años siguientes disminuyó la captura de la anchoveta, exterminada por la intensiva e irracional pesca, las industrias no tuvieron suficiente materia prima para la enorme capacidad instalada. Todo ello trajo como consecuencia una crisis financiera y la desocupación de pescadores y obreros.

En los años de bonanza llegaron a Iquique un número considerable de jóvenes croatas en su mayoría pescadores y patrones de pesca del litoral dálmata. Terminada la actividad la gran mayoría emigró a otras ciudades o a otros países como Perú, Ecuador y Panamá. Esta fue la última ola de inmigrantes croatas que llegó a Iquique.

Entre los que trabajaron en la industria pesquera se recuerdan los nombres de Fabijan Špralja, Božidar Špralja, Mihovil Pedišić, Ivo Tipić, Andro Tipić, Adil Brković, Pablo Vitaljić, Vido Pavišić, Vinko Kuzmičić, Miro Mišlo, Ivo Bačić, Pavel Mišlo, Pavel Valčić, Ignacio Valčić, Angelo Valčić, Kruno Vlatković, Roko Duvnjak, Ante Dundo, Vinko Antica, Benito Šantić, Luka Baraka, Tonči Sfarčić, Jure Dujmović, Pablo Fiamengo, Mladen Girin, Venzi Perić, Božidar Šešelja, Branko Valčić, Miroslav Vulinović,  Louis Marinović y Jack Božić (estos dos últimos hijos de croatas de San Pedro, California).

Registro de Inmigrantes Croatas en Tarapacá según Censos de la época 

La estructura social de la colonia en la provincia de Tarapacá no difiere mucho de la contigua Antofagasta, aunque no forma un grupo tan homogéneo en cuanto a su proveniencia. En esta provincia había unos núcleos de inmigrantes del distrito de Dubrovnik (ya antes de la Guerra del Pacífico) y otros distritos de Dalmacia, Istria y el Litoral croata. Según el censo del año 1895, había en la provincia de Tarapacá 444 austro-húngaros, fecha en la que se registró el mayor arribo de croatas a Tarapacá, y consignados como austro-húngaros (de los cuales 423 hombres y 21 mujeres). En el departamento de Tarapacá (Iquique), según las estadísticas por profesiones, había 89 comerciantes y 37 empleados particulares, entre un total de 184 profesionales austro-húngaros, lo que da una idea aproximativa de la importancia que reviste la colonia respectiva.

La inmigración hacia las provincias del norte chileno estuvo caracterizada por ser mayoritariamente masculina, a lo menos en un 70% del contingente total arribado. Esto habría propiciado la unión de matrimonios mixtos entre croatas y ciudadanas de otras nacionalidades, mayoritariamente chilenas.

Censos de la población inmigrante Croata en región de Tarapacá (1875-1952)

Año                          Total
1875                             97
1885                           212
1895                           444
1907                           415
1920                           360
1930                           260
1940                           188
1960                          134

Actividad de la colonia durante las 2 Guerras Mundiales

La Defensa Nacional Yugoslava y el “Comité Ljudevit Gaj” durante la Primera Guerra Mundial

La creación de un país que aglutinara a todos los eslavos del sur, se gestó en el siglo XIX. En Croacia veían en ello la solución para liberarse de la injusta opresión ejercida por el Imperio Austro-Húngaro. El ideólogo fue el Obispo croata Josip Juraj Strossmayer. Su idea sobre el yugoslavismo estaba basada en el reconocimiento de las individualidades nacionales y su objetivo era una organización federativa de los eslavos del sur. Strossmayer sabía que la unidad sólo se podía lograr con una ruptura previa con la Monarquía Austro-Húngara. Su programa se basaba en la ilusión de realizar una comunidad eslava con igualdad de derechos.Esta idea no fue compartida por Serbia. En la idea del yugoslavismo la capa dominante serbia vio el peligro de la dominación de los Eslavos del Sur “austriacos”, los que eran más numerosos, desarrollados económica y culturalmente y bajo la influencia de la civilización occidental. Además la política exterior serbia estaba encaminada hacia una solución distinta – la creación de una Gran Serbia – solamente una pequeña parte de la juventud estudiantil y los intelectuales aceptó el programa del yugoslavismo y de la unión de los pueblos eslavos. En el mes de abril de 1915 se formó en París el denominado Jugoslavenski Odbor (Comité yugoslavo) el cual estaba formado por los exiliados eslavos que formaban parte de la Monarquía Austro-Húngara (Eslovenia, Croacia y Bosnia). El objetivo principal era liberar a los territorios donde vivieran eslavos y unirlos al reino de Serbia y Montenegro. Posteriormente se decidió que la sede del Comité se trasladaría a Londres.

El Comité Yugoslavo no contaba con apoyo de la patria y para legitimar el movimiento necesitaban la ayuda de los inmigrantes. Para darle dinamismo a este movimiento se realizaron varias reuniones y congresos, entre ellos en mayo de 1915 en Chicago, enero de 1916 en Antofagasta, noviembre de 1916 en Pittsburg, durante el cual se formó el Consejo Nacional para América del Norte.

Fue así como se organizó la Defensa Nacional Yugoslava (J.N.O.: Jugoslavenska Narodna Obrana para América del Sur) con sede en Valparaíso. Su presidente fue Pasko Baburizza. El Comité Yugoslavo de Londres envió a Chile personas elegidas para difundir entre los inmigrantes, mayoritariamente croatas, las ideas del yugoslavismo. El Comité Yugoslavo necesitaba dinero para su funcionamiento y fueron los inmigrantes de Chile quienes más apoyaron financieramente, en especial las fortunas salitreras de Baburizza, Lukinović, Petrinović y Mitrović. Los salitreros temían que sus fortunas en barcos, materias primas y cuentas en los bancos de Londres y EEUU fueran bloqueadas y retenidas por los países aliados, al considerarlos como súbditos de un país enemigo como lo era el Imperio Austro-Húngaro.

En Chile en diversas ciudades y oficinas salitreras funcionaron comités yugoslavos. En Iquique, el 1 de febrero de 1915 se formó el Comité Ljudevit Gaj, a proposición de Ljubo Leontić, enviado especialmente desde Londres. La reunión fue convocada por Lujo Moro, Marko Cicarelli, Stjepan Šantić, Bartul Žufić y otros. En la reunión estuvieron presentes casi todos los miembros de la colonia eslava.

Su primer directorio estuvo formado por:

Presidente: Lujo Moro

Vicepresidente: Marko Cicarelli

Secretario: Bartul Žufić

Tesorero: Pavao Gjurinović

Los croatas de Iquique ante el temor de ser incluidos en la “lista negra”, el 6 de febrero de 1915 le envían al cónsul inglés los nombres de los miembros del comité. Igualmente se la remiten al cónsul francés y a la directiva de la J.N.O. El día 15 de enero de 1916, Lujo Moro es nombrado miembro del Comité Yugoslavo en Londres. A partir de este momento, todas las instituciones cambiaron de denominación, y se comenzó a hablar de la “colonia yugoslava” tanto para los miembros de esta, como para los chilenos y demás extranjeros.

El 26 de junio de ese mismo año les remiten a los cónsules aliados, los nombres de los ciudadanos austro-húngaros quienes se oponían a la formación de Yugoslavia.

Eran estos: Juan y Venancio Atlagić, Juan Pavišić, Mateo Malinarić, Lucas Hranuelli, Juan y Nicolas Boroje, Nicolas Njirić, Pablo Marinković, Silvio Pavišić, Francisco Klimić, Juan Devescovi, Roque Hranuelli, Jeronimo Hranuelli, Antonio Vrsalović, Lucas y Nicolas Stjepović.

El 1 de mayo de 1917 se acuerda hacer una lista con el título de “Nómina de los yugoslavos residentes en Tarapacá” y la lista de los opositores “Nómina de los principales enemigos de Yugoslavia en la Provincia de Tarapacá”.

En el año 1930 el señor Marko Cicarelli envió todo el Archivo del comité Ljudevit Gaj a Valparaíso, desde donde se remitió a Split al llamado Jugoslavenski Bureau (Oficina Yugoslava).

El “Comité Vis” de la Defensa Nacional Yugoslava durante la Segunda Guerra Mundial

En 1940 ante la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos yugoslavos y sus descendientes formaron en Chile la Defensa Nacional Yugoslava, cuya central se encontraba en Santiago. Los croatas residentes en Iquique formaron el Comité “Vis”.

Su primer presidente fue don Juan Cepernić y después don Juan Petrić.  Secretario General y organizador del Comité fue designado el señor Nikola Fistonić.

En Iquique eran pocas las noticias verdaderas que llegaban sobre el desarrollo de la guerra en la patria. Las noticias eran totalmente contradictorias, Desde la sede Central de Santiago insistentemente pedían que les fueran enviados los fondos reunidos en la ciudad para mandarlos a Londres, donde se encontraba un gobierno títere y corrupto que había abandonado a su pueblo.

La Asamblea reunida en Iquique acordó enviar los aportes reunidos a El Shatt (Egipto), un campamento de refugiados de las islas y del litoral dálmata, donde habían sido evacuados por los aliados. Junto a la ayuda iquiqueña, la colonia yugoslava de Santiago envió una gran partida de ropa. Esta ayuda fue embarcada en uno de los barcos arrendados por la Corporación del Salitre y Yodo de Chile que llevaba salitre a Egipto y así, durante 4 años, fue transportada la ayuda en forma gratuita.

Los Croatas y el Periodismo

Glas Dalmatinca – La voz del dálmata

Durante el desarrollo de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), los emigrantes croatas que vivían distanciados en las numerosas ciudades y pueblos de América del Sur principalmente por falta de información, reaccionaron de diversas maneras ante ese acontecimiento y la gran mayoría esperaba el desarrollo de la guerra para determinar su postura.

Había dos claras posiciones: una estaba inclinada hacia el Imperio. A estos inmigrantes se les denominaba “austriacos”. La otra tendencia se aproximaba hacia la unión de los países de habla eslava que se encontraban bajo el dominio del Imperio: Eslovenia, Croacia y Bosnia, junto al reino de Serbia y Montenegro (formación de Yugoslavia).

Fue en Antofagasta donde se publicaron periódicos proclives hacia la formación del nuevo país ya que el Comité Yugoslavo que funcionaba en Londres, envió a Chile a personas especialmente elegidas para difundir entre los inmigrantes croatas, las ideas yugoslavistas. Fueron inmediatamente ubicados como redactores de los siguientes periódicos: Jugoslavija (1914-1918); Jugoslavenska Država (1916-1917), los que influyeron de gran manera; y el periódico Pokret (1914-1918) editado por Mateo Škarnić, y en el cual colaboró Jerko Hranuelli, quien posteriormente se dirigió a Iquique. Fue allí donde Hranuelli publicó el periódico Glas Dalmatinca (La voz del dálmata). Este periódico se editó en Iquique entre 1916 y 1918. En su portada destacaba que era un “Periódico semanario dedicado a los intereses de los croatas residentes en la costa del Pacífico de América del Sur”. En él se publicaban artículos relacionados con la contingencia política en la patria, la Unidad Austro-Húngara en congresos realizados en Praga y Zagabria (Zagreb), y las pretensiones de Italia sobre Istria y Dalmacia, donde el rey Alejandro de Serbia justificaba esas ambiciones, quien en un discurso dijo que: “Las tierras croatas del litoral y el Mar Adriático deben ser italianas.”

Según palabras de Hranuelli: “Los croatas influenciados por las ideas yugoslavas van contra su suelo patrio y no se dan cuenta de cuan horroroso es el abismo hacia el cual los llevan. Estas ideas yugoslavistas son las de sus más irreconciliables enemigos que solo desean su perdición y desaparición como pueblo y como raza”.

Hranuelli como defensor de la causa de los Habsburgo, se lamenta y deja como constancia que entre los croatas que residen en el extranjero, principalmente en las provincias del Norte de Chile, hayan intentado señalar ante los americanos, al gobierno austriaco como un opresor y tirano incurriendo en falsedades .

Entre las noticias locales escribe sobre el atentado que sufrió en su oficina él mismo como Director del semanario a manos de tres italianos; además escribe la manifestación de solidaridad recibida por los miembros croatas fieles a la Monarquía Dual. También se refiere en varias ocasiones con nombres y apellidos de sus rivales personales pro-yugoslavos.

Se han podido obtener algunos números publicados de este semanario gracias a Carlos Donoso quien tuvo la buena disposición de conseguir algunos ejemplares y enviarlos a Iquique.

Instituciones fundadas por los inmigrantes croatas en Tarapacá

Compañía de Bomberos Dalmacia N° 5 de Iquique

Como todas las ciudades del norte de Chile, Iquique poseía construcciones de material ligero, produciéndose constantemente grandes incendios. Ante estos acontecimientos y como una necesidad imprescindible, resultó la creación del Cuerpo de Bomberos. La primera Compañía se organizó en 1859 y comenzó a prestar sus servicios en 1860.

En 1871 comenzó el entusiasmo entre los inmigrantes de diversas nacionalidades, para formar sus Compañías. Así los españoles constituyeron la Compañía “Iberia” N° 1, los alemanes la Compañía “Germania” N° 2, los franceses la Compañía “Zapadores” N° 3. Italianos y ciudadanos austro-húngaros se reunieron el 3 de enero de 1874 con el propósito de formar una Compañía de Bomberos. Tuvo éxito esta idea y se nombró una comisión de trabajo. El 14 de enero de ese año se convocó a una Asamblea General. Italianos y austriacos estuvieron de acuerdo que la Compañía se nominase “Ausonia”, sin embargo, el problema se inició cuando se debatió qué bandera se usaría. Los súbditos austriacos no aceptaban la bandera italiana y éstos no aceptaban la austriaca. Triunfó la proposición italiana y los austriacos se retiraron. En el Comité formado el 3 de enero se encontraba como consejero Jerónimo Baturich, siendo el único miembro dálmata súbdito de Austria que permaneció en la Compañía. Los súbditos austro-húngaros se incorporaron posteriormente a la Compañía “Guardia y Propiedad” N° 5 que estaba formada principalmente por peruanos, y que había sido fundada en 1874. La Guerra del Pacífico trajo como consecuencia la defección de muchos voluntarios peruanos. Ante esta situación los socios austro-húngaros que pertenecían a ella tomaron a su cargo la responsabilidad de su conservación y mantenimiento, reorganizándose el año 1880 con el nombre de Compañía Austro-Húngara “Salvadora” N° 5. Es desde este año que la compañía se expandió en sus ideas caritativas y filantrópicas, debido especialmente a la generosidad de su socio fundador don Carlos Gallager, de nacionalidad irlandesa.

En el año 1910 la mayoría de los voluntarios de la Compañía eran croatas, y ante los problemas que tenían como súbditos del Imperio Austro-Húngaro, formaron una comisión con el fin de estudiar el cambio de nombre, del emblema y además del Reglamento de la institución. Estos temas fueron presentados ante la Comandancia del Cuerpo General de Bomberos de la ciudad, quien en su sesión del 10 de septiembre de 1910 autorizó el cambio de nombre. De esta manera la Compañía pasó a denominarse Compañía Slava de Bomberos “Dalmacia” N°5. Tras finalizada la Primera Guerra Mundial, la compañía adoptó la denominación yugoslava.

Primer directorio de la Compañía Slava:

Director: Ivan Vodnizza
Capitán: Antun Kraljević
Secretario: Nikola Gjik
Tenientes:
Juraj Krstulović
Prošper Babarović
Mihovil Stari-Manojlović

Tras la independencia de Croacia, la Compañía pasó a denominarse Compañía Croata de Bomberos “Dalmacia” N°5, cumpliendose así el anhelo de los croatas y sus descendientes. En la actualidad, la compañía cuenta con un moderno edificio, equipos y es la Bomba especializada en la sofocación de incendios de naturaleza química. Posee en sus filas a algunos miembros descendientes de croatas y sigue unida por fuertes lazos con el Hrvatski Dom (Hogar Croata) de la ciudad. Es la compañía de bomberos de inmigrantes croatas más antigua de Sudamérica y probablemente del mundo.

Miembros de la Compañía de Bomberos Dalmacia N°5

Miembros croatas y peruanos pertenecientes a la Compañía Austro-Húngara de Bomberos “Salvadora” n°5

Quinta Compañía Slava de Bomberos “Dalmacia”

Clubes Sociales

El primer club social fue la  Sociedad Austro-húngara de Socorros Mutuos (Austro-Ugarsko Dobrotvorno Društvo) fundada en 1894, posteriormente denominada Sociedad Slava. Sus miembros eran croatas en su gran mayoría. Años más tarde, en 1900, fue fundado el Slavenski Dom o Hogar Slavo, que se disolvió el año 1911. Este Club Social no logró continuar debido a las constantes rencillas entre los inmigrantes de Brač y los de Dubrovnik, quienes no podían llegar a un consenso final. En 1921 los inmigrantes croatas de Iquique se unen y forman el Jugoslavensko Dobrotvorno Društvo (Sociedad Yugoslava de Socorros Mutuos), primera sociedad con el atributo yugoslavo en Tarapacá. Como se verá más adelante, todas las instituciones llevarán el nombre yugoslavo. En 1947 se funda el Jugoslavenski Dom (Club Yugoslavo), desapareciendo en 1951, debido a problemas internos. En 1954 se legalizan los estatutos del Club Yugoslavo y es comprada la sede del antiguo Club de la Unión, ubicado frente a la Plaza Prat. De este Club nacería posteriormente el actual Club Croata de Iquique.

Primer Directorio del antiguo Jugoslavenski dom:

Presidente: Antonio Depolo

Vicepresidente; Santiago Kuzmičić

Secretario: Antonio Lonza

Prosecretario: Nikola Fistonić

Tesorero: Pablo Lonza

Protesorero: Mateo Brkljača

Bibliotecario: José Bonačić

Director artístico: Dušan Todorović

Directores: Marcos Drpić

Juan Barbarić

Antonio Mirošević

Higinio Dobud

Mateo Fistonić

Antonio Ostojić

Pedro Buć

Hrvatski dom – Club Croata de Iquique

Se transformó a partir del antiguo Jugoslavenski Dom. En 1998 se confeccionan los estatutos sociales obteniéndose la Personería Jurídica en Marzo del 2002.

Desde 1998 el Hrvatski Dom ha realizado un sinfín de actividades: Ha confeccionado libros de cocina, históricos, cursos de idioma croata, gramática croata, compact discs: de música croata, de Dalmacia, de Navidad; adhesivos, tazones, gorros, trajes, etc.

Ha realizado encuentros gastronómicos; ha financiado viajes de estudio a Croacia, ha participado en encuentros de colectividades extranjeras, ha organizado y recibido visitas ilustres, como el Vicepresidente de Croacia entre otros, ha presentado a espectáculos de primer nivel internacional como fue “Hrvatska Priča“ (Cuento Croata).

Dentro de los aspectos más relevantes ha re modelado completamente, con instalación de ascensor incluído, el local del Hrvatski Dom logrando otorgarle el espíritu y calor croata que le faltaba. Logró convertirlo en un lugar totalmente adornado con motivos e imágenes de la historia croata haciendo de él probablemente el club croata más bonito de Chile.

Otros dos hitos importantes fueron, en primera instancia, la construcción de la Plaza Croacia, inaugurada el 25 de junio de 2003, la que fue donada al pueblo chileno y a la ciudad de Iquique con motivo del bicentenario de la Independencia de Chile. La construcción de esta Plaza fue financiada en gran parte por Empresa Neptuno. En segunda instancia, por orden cronológico, la reconstrucción de la antigua Plaza Slava cuya inauguración fue el 26 de enero de 2010, hecho que coincide con su primera inauguración el 26 de enero de 1913, y que respondió al deseo de la comunidad del rescate de un tradicional espacio urbano iquiqueño. Estos hechos le han permitido a la colectividad croata de Iquique ser la única colectividad extranjera de la ciudad que ha donado una plaza para cada centenario de Chile.

Club Croata de Iquique

Club Croata de Iquique

 Comité de Damas

En el año 1953 las señoras María Fabris de Depolo, Nilda Calderón de Kuzmičić, Vicenta Perić de Ostojić y Anka Njirić de Petrić tuvieron la misión de reunir a las esposas de los inmigrantes croatas de Iquique con el objeto de constituír por primera vez un comité de Damas en el ex Jugoslavenski Dom.

El 5 de Noviembre de ese mismo año se reunieron, en el local de la Compañía de Bomberos Dalmacia Nº 5 las siguientes socias fundadoras:

Vicenta Perić de Ostojić
Danica Perić
Evangelina Perić de González
Anka Njirić de Petrić
María Buneder de Juras
Victoria Calderón de Buć
Leonor Lerou de Žufić
Elena Gjakoni de Tuset
Gladys Gjakoni de Castro
María Ostojić
Ana Miranda de Drpić
Olga Cruz de Goravica
Kate Moretić de Bermúdez
Coraly Letelier de Fistonić
Lila Miloš de Kobilić
María Fabris de Depolo
Adriana Vallejos de Brkljača
Amanda Perić de León
Rita Perić de Caballero
Julia de Gverović
María Kobilić de Njirić
Nilda Calderón de Kuzmičić
Julia Muñoz de Dobud
Virginia Boggero de Perić
Marieta Gjakoni de Flores
Olga Gjakoni de Palavicini
Olga Hernandez de Glasinović

Ruth Glasinović
Vinka Cesareo de Zaninović
Delfina Bacigalupi de Fistonić
Pastora Valdivia de Kuzmičić
Milena Gjuratović de Glasinović
Ingeborg Hahn de Antonijević
Aída de Bernardis de Atlagić

En esta reunión se eligió a la directiva que quedó compuesta por:

Presidenta: María Fabris de Depolo
Vicepresidenta: Kate Moretić de Bermúdez
Tesorera: Nilda Calderón de Kuzmičić
Directoras:

María Kobilić de Njirić
Anka Njirić de Petrić
Olga Hernandez de Glasinović
Macera: Olga Cruz de Goravica

Una vez al mes se realizaba una sesión de té  en la cual se reunía dinero para diversas actividades ( por ej: ayudar con ropa a escuelas). Se compró con dichas actividades todo el mobiliario con que se alhajó el local del Club que fue adquirido en 1954.

A fines de año se efectuaba una fiesta de Navidad para los hijos de las socias. Esta agrupación de damas ha seguido funcionando hasta el día de hoy bajo el nombre de “Comité de Damas Croatas”, con algunas interrupciones. Actualmente se encuentra organizado bajo el alero del Hrvatski Dom.

Primer Comité de Damas

Primer Comité de Damas

Club Deportivo Sokol de Iquique

En 1985, jóvenes descendientes de croatas se reunían en el Club  a practicar ping pong, baby fútbol, ajedrez, y a corto andar deciden formar un Club Deportivo.

La primera directiva estuvo compuesta por:

Dragomir Kuzmičić

Fernando Lonza

Ivan Lučić

Alexie Marinković

Félix Cerda (esposo de Maritza Pečarević)

En menos de un año contaba con más de 100 socios. Estaba federado en las Asociaciones de Vóleibol, Ping-pon y Ajedrez de Iquique, funcionando siempre en el Club.

A instancias de un periodista que había organizado unas Olimpiadas de Colonias Extranjeras, se reúnen las colonias china, italiana y yugoslava (actualmente croata), quienes organizan la Primera Olimpiada en 1984, posteriormente se suman las colonias peruana y boliviana.

Los juegos se realizaron en la Casa del Deportista. La ceremonia comenzó con la entrada de las representaciones de Bolivia, China, Italia, Perú y Yugoslavia; la gran mayoría con mujeres y hombres con vestimentas típicas de los respectivos países, la delegación más numerosa fue la de la colonia yugoslava.

Se jugó baby fútbol, básquetbol y voleibol y los juegos de salón como ajedrez, dominó y cacho. La colonia yugoslava de ese entones donó un trofeo y quedó estipulado que la colonia que ganara las olimpiadas tres años consecutivos o cinco alternados, quedaba en poder del trofeo.

Cada colonia presentaba un espectáculo típico de su país. En esta Primera Olimpiada ganó la colonia yugoslava. En la Segunda Olimpiada, organizada y ganada por los yugoslavos en 1985, se incorporan los árabes y los taiwaneses. En la Tercera Olimpiada, organizada por los chinos en 1987, por desacuerdos surgidos, se retiran los yugoslavos. No se volvieron a realizar Olimpiadas entre colonias extranjeras.

Deportistas destacados fueron los hermanos Valdés Malinarich, Patricio Mordojovich, Juan Papić y Juan Matković. Entre 1985 y 1988 los campeones de Iquique en palitroque fueron los miembros de la colonia yugoslava. Este Club deportivo cerró sus puertas en 1987, siendo refundado hace pocos años por miembros del Club Croata.

Conjuntos Folkóricos  Croatas en Iquique

Las actividades folklóricas entre los descendientes de croatas en la ciudad de Iquique comenzaron en 1954 cuando la señora Vinka Cesareo de Zaninović reunió a un grupo de niños, hijos de socios del Club Yugoslavo, y formó con ellos un conjunto denominado “Solčice”. Les enseñó canciones y danzas de la patria; los ensayos se realizaban en el local de la Bomba Dalmacia N°5. El coro, que interpretaba canciones en idioma croata, era acompañado al piano por el profesor Eduardo Stevens. Algunas de las canciones eran “Kad čuješ tambure”, “U ranu zoru”, “Za jedan Časak radosti”, entre otras.

También tuvieron a su cargo la enseñanza de bailes y danzas la señora Zorana Šatalić de Špralja y la señorita Mila Mihojević. Entre los años 1989 y 1991 la señora Cora Moragas inició una nueva etapa dirigiendo el conjunto denominado “Jadran” compuesto por jóvenes y adultos de ambos sexos. En esa misma época actuaba un grupo instrumental llamado “Budnica” dirigido por la señora Teresa Lizardi, que interpretaba canciones tradicionales.

Las actividades decayeron durante una década, hasta que en el año 2000 se formó el grupo “Biseri Jadrana” que interpretaba bailes de Zagorje, Posavina y de Bosanska Posavina. Participaron activamente hasta el año 2002.

Actualmente se ha reactivado el grupo de baile bajo la dirección de Romy Moragas y ensayan intensamente en la preparación de sus coreografías.

2 pensamientos en “La inmigración croata en Tarapacá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s